CERCO

La modalidad de pesca al cerco es una de las más tradicionales y extendidas en la costa andaluza y sobre todo Golfo de Cádiz. Este tipo de pesca consiste en rodear al cardumen de pescado con una red haciendo un círculo alrededor de las capturas y posterior cierre del fondo para subir con la ayuda de un salabardo las capturas a bordo de la embarcación.

Los barcos que pescan al cerco son popularmente conocidos como “traiñas” y se dedican habitualmente a la pesca de especies pelágicas (sardina, jurel, caballa, atún, boquerón, etc.), que nadan en densos bancos o cardúmenes.

Las características principales de este tipo de barcos son:

     Eslora 12 y 20 m
     Manga 4 y 6 m
     Arqueo (GT) 25 y 50 GT
     Arqueo (TRB) 20 y 50 TRB
     Potencia motor principal 150 y 350 CV
     Tripulación 6 a 12 personas
     Material del casco Acero, madera o PRFV 

barco-cerco

Los barcos de cerco de litoral son embarcaciones grandes en comparación con otras modalidades ya que requieren mucho espacio para realizar la maniobra o lance de pesca, así como mucha mano de obra. Son embarcaciones tradicionalmente construidas con arrufo (curvatura de la cubierta del barco, que hace queden más elevados los extremos de proa y popa respecto a la zona central). Suelen identificarse por el brazo hidráulico que instalan en cubierta, al que se une una gran polea o pasteca (el halador) para realizar la maniobra de recogida del arte.

Otra característica muy habitual es la instalación de grandes proyectores de luz en el puente de gobierno, que son utilizados para iluminar la zona de trabajo durante la faena (los barcos de cerco faenan en su gran mayoría por la noche).

El arte de cerco se reduce a un gran paño de red de forma rectangular, cuyas dimensiones varían entre 250 y 1000 metros de longitud y alrededor de 40 de profundidad. En la parte superior de la red se dispone de un número adecuado de flotadores que la mantienen flotando en la superficie, cuando se larga al mar. En la parte inferior lleva una serie de plomos que ayudan al mantenimiento vertical, contando además con un conjunto de anillos por los que pasa un cabo resistente llamado “jareta”, que se encarga de cerrar la red y por esto se le conoce con el nombre de “red de cerco de jareta”.

 Existen varias modalidades para la pesca de cerco, las cuales varían dependiendo de la zona, del tipo de embarcación y de la especie de captura:

  • Pesca a la luz.
  • Pesca “al arda”
  • Pesca con ecosonda y sonar.
  • Pesca al ojo
  • Pesca con enguae